Sitios donde perder el tiempo

martes, 11 de diciembre de 2012

Oppa Gandalf Style

¿Alguien se ha parado en algún momento a comparar la vida de los magos en los libros de Harry Potter con la vida de una persona normal? ¿Alguien se ha dado cuenta de la increíble locura que es todo?

Para empezar, tu hijo tiene que pasarse hasta los 11 años conviviendo con personas normales, ¿y qué hacen los padres en ese tiempo? Puedes no decirle que es un mago, claro. Pero, ¿entonces te ves obligado a renunciar tú a la magia durante ese tiempo? Porque a partir de cierta edad se va a dar cuenta, porque te tienes que dar cuenta de que ciertas cosas no son normales. Y, siendo como son los niños... querrán conseguirlas, imitarlas. ¿Os imagináis el caos que puede ser un niño mago que descubre sus poderes en mitad de clase? ¿Qué les costaba hacer pequeñas escuelitas para maguitos menores de 11 años? Digo yo que no sería un esfuerzo muy grande.

Eso sí, cuando llegan a los once... sálvese quien pueda.

Para empezar te mandan a tomar por culo, porque sólo hay una escuela por país. De hecho sólo se conoce una inglesa, francesa y alemana, con lo que la distancia puede ser aún mayor si eres ruso, checo o griego. Una vez llegas allí, el entorno es increíblemente hostil, eso sí, lo disimulan muy bien:

"Hola, enorme grupo de niños pequeños que no han visto magia de verdad en su vida y que carecen de la supervisión de un tutor la mayor parte del tiempo, quiero que sepáis que estáis en un lugar mágico lleeeeno de maravillas y todas ellas están a vuestro alcance. Pero no debéis tocarlas. Porque matan. De hecho, puede ocurrir que os perdáis irremediablemente porque el edificio es gigantesco, cambia cada cierto tiempo y sólo os guiaremos una vez en la vida. Además, la seguridad es tan mala que no hacen más que colarse bestias mitológicas letales por aquí y por allá, puede que algún día hagamos algo al respecto. Quizás queráis jugar a nuestro súper deporte de escobas voladoras al que no hemos puesto ningún tipo de límite ni sistema de seguridad, y en el que jugamos con balones mágicos hechos de puro metal que podrían hundir vuestra cabeza si van con suficiente fuerza -o aunque no la lleven, porque son autónomos y van a matar-. Y se me olvidaba comentar que hay unas cuantas decenas de sitios a los que no deberíais acercaros porque, bueno... matan. De muchas formas. Todas horribles. En fin, os deseo un buen año."


Es como si tú cogieras a tus niños y les dijeras "Eh, os voy a dejar aquí a solas en Disneyland para que os lo paséis bien, pero cuidado, que el suelo está lleno de minas antipersona con potencial nuclear, besos." No sé si será impresión mía, pero los magos son los padres más irresponsables del mundo.

Por si esto fuera poco, resulta que allí los tratan como si fueran universitarios. Tú solito te encargas de todo, de si acudes o no acudes, de cómo, dónde y por qué. ¿Eh que zi? Claro que zi, dos millares de chavales entre 11 y 18 actuando de forma totalmente autosuficiente de cara a los estudios, ¿qué puede salir mal? Pero no te preocupes que, a la vez que dejamos libertad absoluta para esto, luego resulta que todos a las 9 en la camita en sus habitaciones, que está feo que los niños pululen por la noche.



Por cierto, hablemos de las clases, ¿exactamente quién fue el listo que decidió que grupos de 40 o 50 chavalines con un único profesor que les vigile deberían estar estudiando sobre pociones mágicas en un laboratorio que tiene todo el material necesario para convertir el aula en un zoológico? Me gustaría estrecharle la mano a ese tipo, de verdad.

Ahora, que para otras cosas hay que ver lo desconfiados que son, ¿eh? Porque, ¿qué opinarías tú si los niños aprendieran en clase algo así como "Defensa contra el terrorismo"? Una asignatura dedicada a explicarte como usar armas, como funcionan, cuál es la mejor opción para esto y aquello, qué hacer en caso de bomba... Yo lo veo como una locura, pero parece que ellos no, que eso de que desde jóvenes ya aprendan a defenderse contra las artes oscuras es lo más razonable -aunque teniendo en cuenta cómo es la escuela, no me suena tan raro-.

Pero eso aún no es suficiente irresponsabilidad, no, ellos tienen que ir más allá, tienen que buscar el colmo de lo estúpido, y, ¿qué mejor manera de demostrar nuestra ineptitud como educadores que haciendo a los alumnos luchar a puro golpe de hechizo? ¡Claro que sí! Como no hay ya bastante rivalidad entre ellos con la tontería de las "casas" tú vas y los juntas en un ring con una varita que les permite desintegrar gente.


Si es que no me extraña que luego no suspenda nadie aunque siempre te los sacan como que todo es dificilísimo y todo requiere enormes cantidades de tiempo -porque anda que no se pasan con los deberes en esa escuela-, de esa escuela o sales superhombre, o no sales.

Más cosas: ¿te imaginas que, si hubiera un loco por ahí suelto con una bomba, no sólo viniera la policía a tu centro de estudios sino que además llenaran el sitio con sujetos potencialmente peligrosos con la capacidad de matarte cuando les viniera en gana? "Pero no os preocupéis, eh, os miran mal, actúan como si os odiaran y si los tenéis cerca os dan unos bajones horribles, pero no pasa nada".

En fin, que yo a veces me alegro de no haber recibido mi carta de Hogwarts, porque soy un blandengue y habría muerto antes de llegar al segundo año. Y puesto a elegir, prefiero estar vivo y no ser mago, que los muertos mucha magia tampoco hacen.

Y ahora, la banda:


Huy no, esta no, esta:


viernes, 16 de noviembre de 2012

La vida es así. La vida.

Mantente informado, conoce todas las noticias relevantes del mundo.
No dejes de ver las nuevas películas de los grandes directores, pero reserva tiempo para los clásicos.
Lee un libro al mes, escribe uno al año.
Haz ejercicio, mantén una dieta sana, cocina por ti mismo.
No dejes de ser generoso, pero no derroches. Concédete caprichos, pero sé moderado.
Ve al teatro y a la ópera.
Mantente en contacto con tu niño interior sin dejar de ser un adulto.
Da lo mejor de ti en el trabajo cada día.
Mantén una vida sexual activa, prueba cosas nuevas, pero respeta tu cuerpo.
Enorgullécete de tu tierra, pero no seas racista. Defiende tu pueblo, pero no busques la guerra.
Da a los pobres todo lo que puedas. Apadrina un niño. Adopta un perro.
Mantén el contacto con tus amigos, organiza fiestas, pero guarda tiempo para ti mismo.
Quiere a tu pareja como si fuera la primera y la última. Dáselo todo, sin esperar nada a cambio.
Conságrate a tus hijos, pero no los poseas. Guíalos, pero no los fuerces. Protégelos, pero no los encierres.
Aprende de los mejores, no los imites.
No dejes de estudiar nunca, obtén conocimientos de biología, medicina, informática, derecho, economía, política, literatura, geografía, historia, física, arte y arquitectura. Pero no vivas para ello.
Cuestiona todo lo establecido, pero respeta las tradiciones.
Lucha por aquello en lo que crees, sin forzar tu visión sobre la de los demás.
Tolera, pero no toleres la intolerancia.
Aprende a tocar un instrumento.
Sé limpio, higiénico, pulcro. Mantén tu imagen personal, sé único, pero no pretendas destacar.
Salta en paracaídas.
Acéptate como eres, pero aspira a ser siempre algo más. Mejora.
Disfruta del campo, del aire libre, de la vida en la montaña, pero mantén el contacto con la tecnología.
Aprende a cazar, pero no caces.
Salva a un gato y a un bebé.
Vive atento a tu entorno, pero no estés siempre preocupado. Tenso, no estresado. Agitado, no revuelto.
Recuerda el pasado, vive el presente, piensa en el futuro.
Respeta a tu familia y a tus amigos, y a su familia y a sus amigos.
Escoge a tu pareja siguiendo tu corazón, pero no seas impulsivo. Escoge a alguien que te satisfaga, pero no codicies satisfacción. Escoge a la persona perfecta, pero no seas superficial.
Cásate por todo lo alto, ámale siempre como el primer día.
Cambia, pero no cambies.
Mantén el armario preparado para la temporada, pero no te dejes influenciar por la moda.
Viaja mucho, pero no dejes de visitar los sitios que te gustan.
Ten la fortaleza de un joven y la sabiduría de un anciano.
Viaja en bicicleta.
Sé lo que se espera de ti que seas, pero no te pierdas a ti mismo.

La vida perfecta según la sociedad, es esta. Pero no pretendas alcanzarla.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Pulpable.

Es el que tiene la pulpa, como el chachachá que tú me enseñaste a bailar. Baila, baila, bailando va, baila, baila, bailando. ¡Hey, Mr Taliban, hand over Bin Laden! Ah, no, espera, que este ya está muerto...

No estoy seguro de que os haya llegado el profundo mensaje que quería transmitir, pero como mínimo hay una cosa que sí puedo hacer que llegue a vosotros: píxeles. Detalle curioso que no conocía hasta ahora: píxel es un acrónimo que significa "picture element". Nunca te acostarás sin saber nada nuevo, dicen.

Hablando de, aquí os van un puñado de píxeles de la mano de María (Que el otro día estuvo haciendo magdalenas):

"¿Todos de acuerdo? - No, yo sólo... quería ir a cagar sobre algún coche."

¡En color! ¡Sin igual! Tu carácter travieso y juguetón. Y sin parangón. ¿Hice mal? ¡Un follón!

sábado, 6 de octubre de 2012

♫ Desde que el mundo cambió~ estamos mucho más unidos... ♪

¡Con los Digimon, luchamos juntos contra el maaaaaaaal!

Que, que, que, ¿algún problema, pendejos?

¿Cuántas series veíais de pequeños? Yo el otro día lo comprobé con mi hermana y nos salió que eran unas cuantas más de cien, lo que me parece una salvajada. ¡Más de cien! Claro, no todas las vimos enteras, pero muchas sí. Y luego están las reposiciones, que esas tampoco te las pierdes.

En total, si me paro a pensarlo, probablemente gastamos más de 4000 horas de nuestra infancia sentados delante de la tele. Para que os hagáis una idea, 4000 horas implicarían estar sentado viendo series sin descanso durante 166 días del tirón. Si quisiéramos dormir las horas básicas entre medias, necesitaríamos 250 días. Y he dicho 4000 horas haciendo un cálculo conservador.

No me voy a poner a mencionar todas esas series que he visto, en su lugar os voy a dejar una recopilación, a ver cuantas conocéis vosotros:


Dicho esto, y aprovechando que estáis distraídos, os voy a colar un nuevo cómic hecho por Kaysiell, quien parece estar en una gran racha productiva de la que yo me aprovecho vilmente, ¡mwahahahahaha!

"Cereeeeebrooooooo..."

Espero que no os haya dolido mucho esta tontería, pero no pude evitarlo, era taaaaan fácil...

martes, 2 de octubre de 2012

En la noche fatal.

Son las 7:50 de la mañana y aquí estoy, actualizando el blog. Porque yo me sacrifico a fin de dar lo mejor a mis lectores, doy todo por vosotros, todo lo doy. Menos lo que no, claro, pero esa parte es totalmente irrelevante.

Concretamente hoy es día (Aunque por pocos minutos podría decir que es noche) de tira, y qué mejor que continuar con la temática de mis últimas entradas dándoos algo más en lo que pensar a la vez que os destruyo unas cuantas neuronas en el proceso.

"Cariño, que dice este señor que busque el menú de inicio..."

La tira de hoy está dibujada por Kaysiell, a quien ya recordaréis -o deberíais recordar- por haber hecho otra tira de gravedad palpable.

Y eso es to-eso es to-eso es todo por hoy. Buenas noches, noches, a todos, todos.

jueves, 27 de septiembre de 2012

La crítica neodistópica y Kierkegaard: una apostasía postanarquista

Vamos a hablar de los Sims y de su relación con el Altísimo.

Sí, hoy me he levantado místico, espiritual. Hoy he llegado a la terrible pero irrefutable conclusión de que Dios existe, y la prueba la hemos tenido ante nosotros desde el año 2000 (¡No es casualidad!), traída hasta nosotros por Will Wright, quien no me queda más remedio que aceptar que es el verdadero mesías.

Podéis pensar, tras leer estas primeras líneas, que me he vuelto aún más loco, pero seguid leyendo y os daréis cuenta de que es al revés: he alcanzado la iluminación. El conocimiento divino se ha abierto camino hasta mí en algún momento del aburrido día de hoy -probablemente mientras comía la empanadilla de pisto, no hay que subestimar el potencial sacridelicioso de las empanadillas-.


Pongámonos en situación:

Estás en tu adolescencia temprana, acaba de llegar a tus manos, copiado por un amigo que ya lo tiene instalado de otro amigo, una copia de los Sims 2 (Porque seamos sinceros, el que realmente valía su peso en oro era el segundo). Sabes que es bastante famoso, que a mucha gente le encanta, y tienes una idea bastante clara de lo que trata, pero no sabes del todo cómo funciona y quieres probar, ergo lo instalas.

Empiezas a jugar y la verdad es que resulta sorrprendente. Tantas opciones, tantas posibilidades... hay un mundo de creatividad potencial delante de ti, pidiéndote que, por favor, lo pruebes. Que des forma y vida a ese mundo que es tuyo y sólo tuyo, por y para ti.

Así que te haces a ti mismo.

"1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;"


...y ya que estás a ello haces a una de esas personas que te llevan atrayendo un tiempo, con la intención de asegurarte que tu Sim tenga una pareja adecuada.


"1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. "

Hecho esto, los colocas debidamente, en una buena casa hecha como a ti te gustaría que fuere.

"2:8 Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. "

Al principio eres bueno con el personaje, le dejas hacer un poco lo que quiera, tienes curiosidad por ver como se comporta dadas las circunstancias (Y, eh, tiene Libre Albedrío), pero esto te dura poco porque es obvio que no sabe lo que se hace, no hace más que perder el tiempo y hacer el gamba. Al final, no te queda más remedio que empezar a ponerle a hacer cosas que no le gustan, por su bien. Y le haces esforzarse, lo llevas al límite. Todo por su bien.

"3:19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. "

Le obligas a estar con la pareja que le has elegido, especialmente al descubrir que en un sólo día los puedes tener ya en la cama dándole al tema como conejos.

Conforme pasa el tiempo, cada vez se genera más en ti una mezcla de aprecio y desprecio. Esa pequeña criatura es estúpida, totalmente incapaz de cosas que tú encuentras naturales, no entiende la mitad de lo que le dices y nunca le da tiempo a nada... y, sin embargo, es tu creación, es tu pequeño. Y también es tú.


Por ello, por este aprecio que le tienes, no quieres verle morir. Y pronto te aseguras de que eso no ocurra.


"5:5 Y fueron todos los días que vivió Adán novecientos treinta años;"

Pero también guardas ese pequeño odio. Por ello, en ocasiones, sin razón aparente... empiezas a matar gente. Porque puedes, porque son tontos.

"6:7 Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado"

Durante un tiempo la lías pardísima, los matas así y asá, probando distintos métodos de asesinato, y te recreas en ello, te diviertes. Encuentras una gran satisfacción especialmente en quitar las escaleras a la piscina y ver como nadan hasta morir ahogados.


Y de ahí en adelante es todo una decadencia de hacerle más rico, y más fuerte, y que aprenda más cosas, y que tenga más objetos, y más y más y más...


Porque somos como el Creador, pues nos hizo a su imagen y semejanza.





Los ornitorrincos no tienen pezones, así que para amamantar a sus crías sudan la leche.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

¡Y tú sabrás que mi nombre es Yahveh!

Pues yah veh, si en realidad no es nadie.

Tanto decir que es tan poderoso y tan chachi y tan guachi, que todo lo hace, lo quiere y lo puede, pero la mayor parte del tiempo manda a otros a hacer el trabajo sucio. Lo más que logra es inundar el planeta, ¡oh, cuidado, que nos tira agua! ¿Qué clase de dios todopoderoso es ese cuando lo comparamos con otros seres mitológicos?

Por coger un ejemplo muy famoso tenemos a Sun Wukong, el personaje en que Akira Toriyama se basó para crear a Son Goku. Este tipo puede que sea sólo un mono, pero no es sólo un mono.

Sun Wukong era un tipo que podía saltar 54.000 kilómetros de una sola vez. Sí, sí, lo has leído bien, 54.000 kilómetros, no sobra ningún 0 ahí. Pero eso no es nada, resulta que este tipo podía transformarse en 72 cosas diferentes, ¿no os impresiona mucho? ¿Y si añado que todos y cada uno de sus pelos era mágico y podía transformarse en un arma, un animal, o en una copia del propio Sun Wukong? Por si aún no era suficiente, Sun Wukong conocía hechizos que le permitían manipular todos los elementos, crear barreras protectoras contra cualquier mal y paralizar por completo a personas, demonios y dioses. 

Este tío era tan cachondo que cuando le tocaba morir le dió una paliza al recolector de armas y borró su propio nombre de la lista de los vivos y los muertos. Tanto, que necesitaron a toda la maldita corte celestial y la fuerza de todos los taoistas del mundo para sostenerle y encerrarle, y tras 49 días del fuego más chungo que existe, el tío escapó siendo aún más fuerte que antes y con poderes nuevos. Fuck yeah.

Con habilidades como estas, uno podría pensar que Sun Wukong era el ser más poderoso de la mitología china. Jaja, nada más lejos de la realidad. Resulta que en un momento dado Buddha en persona reta a Sun Wukong: el reto consiste en que el rey mono deberá ser capaz de salir de la palma de Buddha... y, señores, no puede. El mono pega un salto de esos de 54.000 kilómetros y resulta que todavía está dentro de la palma. Eso quiere decir que si empezó estando en el centro, la palma de Buddha mide más de 108.000 kilómetros de longitud. ¡La palma de la mano! ¡Sólo la palma!

Vamos a aclarar una cosa ahora: La Tierra tiene poco más de 12.000 kilómetros de diámetro en su punto más ancho. Si Buddha tuviera unas proporciones normales, para él la Tierra no sería más grande que una canica de 1 centímetro de diámetro.

Es que eres tonto, ¿por qué usas un dedo cuando le puedes matar dejando caer un moco?

Y hablando de proporciones exageradas, en la mitología arábe se menciona que, para sostener la tierra, Allah colocó un ángel, y para que este se sostuviera puso debajo una roca de rubí, y debajo de esta está Kujata, un toro del que se dice tiene 400 lenguas, oídos, orejas, narices, bocas y patas, pero lo importante es que era tan grande que hacían falta 500 años de viaje initerrumpido para llegar de un extremo al otro. Suponiendo que una persona camine de media 5 kilómetros por hora podemos calcular que el animalito este mide unos 22 millones de kilómetros de lado a lado (Unas 15 veces el diámetro del Sol)...

...y Kujata se encuentra reposando sobre la espalda de Bahamut, un pez que es aún más grande. Tan grande que todos los oceanos del mundo juntos en su nariz serían como un grano de arena en el desierto.

Pero: debajo de Bahamut hay un enorme oceano, y debajo de este oceano hay aire, y debajo del aire hay fuego, y debajo del fuego HAY UNA PUTA SERPIENTE TAN GRANDE QUE LE CABE TODO LO ANTERIOR JUNTO EN LA BOCA.

Y, aún y así, todo esto es más pequeño que el universo conocido.

jueves, 23 de agosto de 2012

¡Monja en la cárcel!

¡Sor presa!

En este blog nos gusta hacer las cosas a destiempo, para desconcertar.

En realidad no, lo que pasa es que por unas o por otras a veces apetece o no apetece escribir, pero hoy podéis sentiros afortunados, porque llega una nueva entrada (Que es esta misma) y trae consigo cómic de Marina, después de tanto tiempo.

Una semana más tarde lloraba desconsolado porque al amor de su vida, lo había devorado.


Joder, si es que estamos que nos salimos, aunque no lo notáis porque hacen falta gafas 3D para percibir el efecto.

PD: Encuentra a Tintín entre el público.

El enigma irresoluble.

Existe un enigma más viejo que Jordi Hurtado y Ramon García que dice más o menos así.

Dada la figura siguiente, se debe encontrar una manera de recorrer absolutamente todos los puentes, con la condición de que NO se puede cruzar un puente dos veces. Tampoco está permitido desplazarse por el agua, ni volando, menos aún teletransporte (Esto probablemente no lo ponía en el original, pero por si acaso):

Arte en estado puro.

Siendo las zonas grises los puentes, comprobamos que hay siete de ellos y que no importa el camino que escojamos o desde donde empecemos, no existe posible solución a este enigma, siempre nos vamos a quedar atascados con al menos un puente suelto (No, tampoco vale el truco de "salgo por aquí... entro por aquí..."). Es, a efectos prácticos, un enigma irresoluble.

¿Y sabéis qué es lo que se hace con él? Nada. Se deja en paz. La mayor parte de personas que conozco lo intentan durante un rato hasta que aceptan que, efectivamente, no se puede solucionar, y entonces lo dejan. En el momento en que su cerebro comprende que no existe una solución válida, lo dejan estar. 

Y es muy lógico, ¿para qué invertir tiempo en algo que no lleva a ninguna parte? No es una cuestión de echarle esfuerzo, sencillamente no hay una solución física que supla con las necesidades del problema.

Sin embargo, el mundo está lleno de problemas irresolubles que miles de personas se empeñan en seguir acometiendo.

domingo, 19 de agosto de 2012

¡Mi reino por un agujero!

La gente tiene una obsesión con los agujeros, esto es así. Agujero que uno ve, agujero que quiere tapar.

Primero te dan los juguetes aquellos con formas que hay que hacer pasar para entender como va el mundo de los contornos. Sumando uno más uno, uno llega a la conclusión de que los dedos tienen más o menos la forma y tamaño adecuado para la nariz, así que ese también lo tapa. Luego viene el rollito ese que se forma entre el lápiz y el sacapuntas, que todo el mundo sabe que al sacapuntas se le habla en masculino sólo por costumbre. Avanzando, avanzando, muchos acaban llegando a la embriaguez de taponar los oídos con auriculares (Aunque uno previamente ya había practicado aquello de hacer el sonido del Comecocos metiendo un dedo, pero la nariz tiene más sex-appeal). Esto sigue así hasta que se llega a esas edad. ESA EDAD.

Ese momento en que todo lo que ves parece un agujero, o algo con lo que taparlo. Mires donde mires, encuentras cosas que te lo recuerdan una y otra vez. Así que, no aguantando más, coges y te haces un piercing.

Porque nada va más allá de la frustración del agujero, que crearte tú mismo los tuyos para después taparlos.

Ahora, que alguien me explique qué mierda de sentido tiene esto.

¿En qué momento de tu día a día te levantas y dices? "Joder, ¿sabes qué estaría de puta madre? Arriesgarme a una infección o herida seria sólo para introducir en mi cuerpo un pedazo de metal con funciones decorativas". Eso sí, no es algo que hagas porque esté de moda, es que "queda bien y mola".

Claro que sí, cuando naciste tu cerebro ya estaba preparado para la idea de automutilarte, es algo que viene en la genética de aparentemente una gran parte de la población.

Le estaban haciendo uno en el clítoris y han pinchado por donde no era.

Luego vamos por ahí diciendo que "vaya tontería esas que se meten silicona en el cuerpo sólo para tener más tetas". Claro, es que es algo virtualmente distinto a atravesarse un pezón y poner un pincho en él. Claro que sí, mucho más natural y sano.

Que aún podrías argumentar que es distinto porque el piercing siempre queda en la parte externa y rara vez entra en contacto con zonas de riesgo, cosa que hasta cierto punto es correcto (Depende de qué piercings), pero por algún motivo que desconozco, un piercing no es algo que viene en solitario, normalmente acompaña de un tatuaje, que eso ya es la repera.

Un tatuaje implica que se introduce tinta directamente bajo la piel de tal manera que ya no existe forma de quitarlo. Es decir, que un compuesto totalmente ajeno a tu cuerpo y en su mayor parte carente de cualquier componente natural va a quedarse en una zona interna por tiempo indefinido. Pero, eh, hacerse una liposucción es algo horrible y deleznable en comparación, donde va a parar.

Con todo esto no quiero decir que vea realmente mal hacerse un piercing o un tatuaje, lo que nunca entenderé es esa doble moral en la que una persona con piercings y/o tatuajes lucha por su derecho a tener el aspecto que le da la gana, pero después ve a Lady Gaga y empieza a hablar de matar gente. Si tú eres el primero en hacer el gamba con tu aspecto, no empieces a criticar lo que hagan los demás con el suyo.

Sí, hubo una vez que tuvo este aspecto.

sábado, 11 de agosto de 2012

¿La mujer del moño?

Pues la moñas, que es de lo que quiero hablar hoy. Moñas.

Creo haber mencionado alguna vez en este mismo lugar lo poco que me gustan esos blogs en los que un alma cándida (habitualmente mujer de entre 16 y 24 años) invierte su tiempo en hacer un batiburrillo de todo aquello que suena razonablemente poético y melancólico y que haga referencia a una profunda personalidad románticosexualizada. Lo más habitual es que tengan posts en formato haiku con letra centrada e incluyendo alguna difusa imagen en blanco y negro de una mujer llorando, una pareja follando, un paisaje con hojas y/o lluvia o un enfoque de labios u ojos.

Y no es que me disguste meramente por lo absurdo que resulta que una persona en cuya vida probablemente no hay mayor problema que el que tu pareja lleve una semana fuera de la ciudad o haya discutido con su madre sienta la necesidad de hacer vagas descripciones de la soledad imperecedera, es que encima encuentro esto una, y otra, y otra vez. Y siempre es exactamente lo mismo. Siempre.

Por fin una excusa para usar esto.


No es que pretenda decir que un blog no pueda tener ese tipo de entradas, claro que puede. Pero, ¿de verdad no puedes simplemente decir "Joer, que putada me ha pasado hoy"? ¿De verdad tu alma sufre tanto -aunque luego en Facebook o Twitter pongas comentarios jocosos y hables con este y aquel con toda la felicidad del mundo-? ¿O es que todas las mujeres jóvenes del mundo resultan ser poetisas incomprendidas?

Como no puedo dar respuesta objetiva a estas preguntas, ni puedo poner fin al suceso, voy a reírme un rato a costa de estas personas, y para ello copiaré aquí algunas frases que me parecen especialmente simbólicas:

"Arena húmeda. Olas rompiendo. Huellas. Momentos que ya no están. Momentos que se consumen y mueren con cada ola. Momentos. Instantes efímeros que perduran. Sentimientos imborrables. Una lagrima en el mar. Un suspiro en el viento. Es eso todo lo que somos, un segundo en la eternidad."

Texto representativo. Playa como símbolo de algo. Frases muy cortas. Palabras sueltas símbólicas del carajo. Pene. Contrariedades metafóricas. Es fácil ser profunda como una piscina olímpica.


"Se me han caído las sonrisas.
Están todas esparcidas para que las recojas tú."

Muy lista, primero lo dejas todo perdido de sonrisas y después que lo limpie otro, ¿no? Yo así también.


"Viajar a otra ciudad. Caminar entre sus calles. Respirar ese aire. Oír un idioma desconocido. Buscarte entre otros rostros. Ver otro paisaje. 
Sentirme viva.
Olvidarte y volverte a recordar.
Disfrutar de tu compañía. Perderte y recuperarte de nuevo."


¿Todo esto sólo para decir que tienes una relación inestable? Hay que ser rebuscado.



Y hablando de esto, ¿por qué hay decenas de mujeres con tumblrs -sea como fuere que se pronuncia eso- llenos de .GIF de mujeres desnudas o semidesnudas haciendo cosas sexys y de mensajes de "I LOVE SEX" (En inglés siempre queda mejor) pero que luego se quejan de que otras son unas guarras? Eso también escapa a mi comprensión.

¿Estarán endemoñadas?

lunes, 23 de julio de 2012

Día de presentaciones.

Que es, ni más ni menos, que lo que va antes de las sentaciones. Ahora, por ejemplo, estoy sentado. Pero antes de estar sentado, me presenté. "Hola, silla" - "Hola, Pablo" - "¿Cómo te va el día, silla?" - "No sé, Pablo, tengo un culo en la cabeza a todas horas."

En cierta manera me sabe mal por la pobre silla. Pero oye, haber escogido otro trabajo, no puedes meterte a silla suponiendo que se te sentará encima Christina Hendricks y quejarte si te toca Marta Sánchez, uno debe mantenerse realista en lo que respecta al futuro. Quicir, claro, que a mí me hubiera gustado crear bombas, superácidos y gases que convierten a la gente en zombie, pero ver como el agua cambia de color tampoco está tan mal.

Oh, ahora creo que voy a llorar.

Dicho todo esto, la presentación a la que os derivo es a la de la nueva dibujante que de aquí en adelante nos acompañará (No sustituye a Marina, constancia quede) y gracias a la cual se agilizará la producción comiquera, que era a fin de cuentas el propósito por el que fue creado el blog en primera instancia. Se hace llamar Kaysiell y, con suerte, nos acompañará por mucho tiempo.

Sin más preámbulos (Que es lo que va antes de los ámbulos), la tira de hoy:


Aunque en la imagen no se ve, Steve Jobs está subido al árbol.

Eso es to-eso es to- eso es todo amigos.

jueves, 19 de julio de 2012

1:50 de la noche

Es la hora a la que estoy escribiendo esto y es relevante por el siguiente hecho: me acabo de afeitar.

Sí, eso es, acabo de afeitarme. En un rato iré a dormir, pero no iré a dormir sin haberme afeitado primero. Y no os creáis que es la primera vez, porque no es así, otras veces me he afeitado antes de irme a dormir. O a media tarde. O recién levantado. ¿Tengo algo que hacer después, un lugar al que acudir? ¿Va a verme alguien? No. Lo hago porque no me gusta llevar barba. Y ese es el significado de la muy (mal) usada frase "lo hago para mí mismo".

Es que es muy divertido cuando alguien te dice "yo no me arreglo para dar buen aspecto a los demás, es para mí mismo/a" pero luego sólo se arreglan, ¡oh sorpresa! Cuando les van a ver otras personas.

Quicir, si yo conociera a una chica que tiene por costumbre ir por casa maquillada y bien vestida, simplemente porque le gusta como le queda y tal, entonces perfectamente me creería que lo hace por y para ella misma. Pero no me lo creo cuando coincide que únicamente se arregla cuando va a salir. Y más se arregla cuanto más arreglados vayan a estar el resto de presentes, por supuesto. Me imagino a la dama de honor en una boda diciendo "no, si yo no me he arreglado por la boda, es para mí misma".

Esto me genera una duda, la gente esa que se arregla para aparentar estar desarreglado, ¿no duermen? Porque digo yo que tras levantarte de la cama estás lo bastante desarreglado para dar el aspecto que deseabas. En fin, el mundo de la moda sigue siendo un misterio para mí.

Este pelo a la izquierda... este a la derecha... ¡Ya está!

miércoles, 11 de julio de 2012

Pues no sé que poner.

Es así, no voy a mentiros.

Todo lo que estoy escribiendo ahora mismo es pura y dura improvisación. Me he sentado al ordenador, he abierto el blog... y aquí estoy, escribiendo sin tener nada que decir. Sin haberme preparado nada, sin pensamientos filosóficos, sin chistes, suelto lo primero que se me ocurre que quedará bien y que os gustará.

Yo, ahora mismo. Pero con menos pelo.

La culpa de esto es mía, claro. Al crear el blog me impuse a mí mismo que debería tener un mínimo de asiduidad, que escribiría todas las semanas. Ya en algún momento ha ocurrido que me saltara eso y me sentí mal conmigo mismo por mi falta de constancia, por empezar cosas que luego no tengo intención de terminar, algo que llevo haciendo toda la vida.

¿Y por qué decido yo mismo crearme esta obligación? Nadie me va a pagar, lo leen tres personas contadas y tampoco es que diga cosas realmente nuevas, originales y exclusivas. Pero supongo que es como todas esas cosas autoimpuestas: quiero hacerlo para que quede claro que puedo hacerlo. Y no es una mera cuestión de que quede claro para otros, es que yo mismo pensaré que, si no lo hago, en realidad es porque no soy capaz, que si no lo hago es porque, de alguna manera, forma parte de mí el dejarlo siempre todo a medias.

Claro que, ¿cuándo exactamente he "terminado" un blog? ¿Después de un año? ¿De dos? ¿Depende de las visitas? ¿De los usuarios que me leen? ¿Por qué cruzó la gallina la carretera? ¿Por qué alguien se hace preguntas sobre una gallina que cruza un camino de asfalto? ¿Cthulhu Ftagn'h?

martes, 3 de julio de 2012

Who'd you call?

Changebusters! Naaaanonaaaanonaaaanonaaaaaanonanonanaaaanonaaaaaanonaaaanonaaaanonanona.

Creo que ya sabéis como sigue, hay mucho "nano" y "tan tararan tararan tararan" y ghostbusters y gallinas jóvenes en ácido acético.

Hay personas que parece que viven a la caza de los cambios, son como... la policía del pasado. Va Disney y comenta "Queeeee de aquí en adelante como que vamos a hacerlo todo en 3D - ¡Alto, policía del pasado! Disney lleva décadas trabajando con la animación en 2D, está prohibido cambiarlo. - ¿Por qué? - Porque la de antes era mejor. - Pero, pero... Si seguimos trabajando con artistas, con calidad... Invertimos mucho tiempo y esfuerzo... - No importa, lo de antes era 2D, es lo que ya hemos conocido y, por tanto, es mejor."

Y así, con todo.

Recuerdo lo mucho que me divertía (Y me divierto) con las quejas hacia los cambios de la RAE. Ahora resulta que el lenguaje correcto no es el que pone en el diccionario, es el que nosotros usamos. Eso sí, cuando alguien mete la zarpa lo primero que se hace es decirle que vaya a la RAE, claro. Pero vamos a ver, almas de cántabro, la RAE es la que dicta como funciona la lengua castellana, ¿o sólo lo es cuando hacen lo que queréis que hagan?

Lo que ocurre es que muchas personas quieren que las cosas sean siempre tal y como ellos las han conocido, independientemente de si eso es lo que va bien o no, de si es lo que otros quieren o no. Es el tipo de mentalidad que hace que muchos digan "¡Es que eso es una tradición!" y les valga como argumento para justificar cualquier tontería.

El día que sea presidente lo cambiaré todo, sólo por joder. Haré que las semanas sean de cinco días y ninguno de ellos será de fiesta obligada, para empezar. Se llamarán quincuanas.

jueves, 28 de junio de 2012

Darkness falls

Queridos productores de cine de terror:


Os escribo para deciros lo muy disgustadísimo que estoy con la calidad de vuestras películas en las últimas décadas. Disgustado porque recurrís una y otra vez a los mismos métodos exactos de las mismas formas exactas, porque buscáis cualquier excusa para el susto aunque sea una basura de argumento, porque además os saltáis esa mierda de argumento por donde os sale del forro, porque ni os molestáis en coger actores de calidad, porque sois incapaces de hacer un seguimiento de cámara en el que se entienda lo que está pasando en la escena. Y porque vuestras películas no dan miedo.

Y no es una mera cuestión de que ya he visto muchas películas de terror y estoy acostumbrado -que también es cierto, pero no excusa-, o de diferencia cultural, no. Es que no dan miedo.

Mostrar una criatura fea moviéndose de formas extrañas y haciendo cosas sin sentido. Incluso simplemente mostrar una cosa fea matando gente, junto con una banda sonora más o menos siniestra, no es todo lo que una película necesita para hacer que no quieras ir a la cama por si sale algo del armario. Tienes que crear la verdadera sensación de que hay un peligro inherente al hecho de abrir el armario, un peligro no necesariamente mortal, pero sí terrorífico, Algo que te haga creer que NO estás a salvo, que hagas lo que hagas la has jodido, que no puedes librarte de ello y que va a tener consecuencias mucho peores que la muerte.

Cuando tú ves "La esfera" lo primero que notas es que esa gente está encerrada bajo el agua sin opción a salir. Después, te enteras de que "algo" totalmente desconocido les está amenazando. Algo cuyo poder es muy superior y que podría aplastarles si quisiera y lo único que le detiene es intentar simpatizar con ellos, pero no es del todo inocuo. Constantemente situaciones de peligro se suceden, situaciones que inicialmente pueden no parecerlo pero que acaban llevando a los personajes a momentos realmente críticos. Al final, ese "algo" son ellos mismos. No hay ninguna criatura terrible de grandes dientes afilados. No hay sustos apoyados por un ascenso de violín. No hay combates a muerte.

Lo que sí hay es una tensión palpable, una constante de peligro. Eso es lo que quiero en una película.

miércoles, 13 de junio de 2012

Trololololol

Por favor, un momento de silencio por las almas de los caídos.



¿Qué caídos? Ah, pues no sé... Cualquiera de ellos. Total, mueren miles de personas al día, ¿no? Habrá que lamentarse por las muertes de todos ellos, es lo que está bien visto. Incluso si no les conocías de nada, si alguna vez han salido por televisión, o en algún programa, o les han homenajeado, o han hecho algo especial, es tu obligación moral sentirte fatal por dentro y honrar su memoria. He dicho.


¿Se preocuparía esa persona de tu muerte? No, para nada. Ni se habría enterado, y aunque se enterara por el motivo que fuere y decidiera hacer algo por ti, serían unas pocas palabras delante de los medios para después irse a casa, que "ya he cumplido".

Eso sí, cuando te quiten los derechos limítate a decir "jo, qué injusto" y pasar imágenes en Facebook.

viernes, 8 de junio de 2012

¿Qué quieres de mí?

Hoy voy a hacer algo que un gran número de blogs hacen al menos una vez en la vida. Pero no me importa, es demasiado divertido para dejar de hacerlo sólo por un instinto de modenno de hacer lo que no hacen los demás. Además, que coño, será como si lo que pongo aquí no lo hubiera puesto ya otro en otro sitio. O más o menos.

A lo que me refiero es a las Búsquedas Curiosas. Esto es, gente que ha llegado aquí mediante una búsqueda en Google un poco... Rockambolesca digamosle. Llamativa. original. Extravagante. Os hacéis una idea.

Empecemos (Empezón):

"fotos de guerra de huevos" - ¿Te refieres a un montón de huevos en guerra? ¿O a una guerra que tiene huevos? ¿Habrá algún tipo de guerra civil entre huevos blancos y huevos marrones y no nos hemos enterado? ¿Tendrán algún tipo de apartheid? Chan chan CHANNNNNNN.

"dibujo de huevos llorando" - Vale, me queda claro que algo muy chungo está pasando con los huevos para que se echen a llorar.

"follando personas" "personas follando" - Este pobre no conoce la palabra sexo. Y por lo visto tampoco porno.

"libro de capullo y colita" - Claro amigo, claro "capullo" y "colita", *guiño, guiño*

"fotos de un limon" - Me pregunto qué puede haber en la mente de alguien que entra en Google y en vez de poner "limón" e irse a Imágenes, decide buscar específicamente "fotos de un limón".

"dedicacion a mi perro" - No busques más, has llegado al lugar adecuado: ¡Perro! ¡Esta va para ti!


"comoprepararensaladacesar" - Mamácreoqueherotolabarraespaciadora.

martes, 5 de junio de 2012

Diario del infectado. Parte primera.

Día 1:

-Empiezo a sentir ligeras molestias en el pie izquierdo, pero no les doy relevancia. La mayor parte del tiempo siento algún tipo de molestia en el cuerpo, no tiene por qué significar nada.


Día 2:

-La molestia se ha convertido en un leve dolor y ciertas sospechas se forman en mi mente. Prefiero no mirar, pues si lo que pienso es cierto, significaría que un terrible sufrimiento se avecina, algo a lo que no quiero enfrentarme ahora mismo.


Día 3:

-Ya no puedo seguir ignorándolo más. Caminar resulta molesto en todo momento, recibir algún tipo de presión en el dedo gordo me genera un dolor agudo y soy consciente de que, si no hago nada al respecto, el mal empeorará y perderé el control sobre ello. Voy a mirar.

Maldición, ¿qué demonios hice aquí? La mitad de la uña es un centímetro más larga que la otra, hay una sección en carne viva... no sé en qué estaría pensando cuando decidí cortar la uña de esta forma tan chapucera, pero no hay duda: Fue culpa mía.

Hago un intento de ejercer presión en la zona para comprobar el estado real del desperfecto, pero el dolor me impide llegar muy lejos.


Día 4:

-Ayer no me vi con fuerzas de actuar y ese es un error que no pienso repetir. He estado revisando el dedo de nuevo, en esta ocasión veo que ha empezado a salir pus y la herida ya es claramente visible y diferenciada del resto del dedo. Cree que puede pavonearse alegremente por aquí, mostrándose al mundo sin ninguna consecuencia, pero no sabe lo que le espera.

Tengo ahora a mi lado unas pequeñas tijeras para las uñas. Probablemente con ellas causé el estropicio, y con ellas lo arreglaré. Allévoy.

Tras algunos intentos temo que deberé abandonar la misión por hoy, me resulta imposible encontrar un ángulo adecuado para hurgar en la herida y extraer la fuente del problema. Que sea en el pie izquierdo es un problema, pues tengo menos flexibilidad en esa pierna y me veo obligado a adoptar posiciones incómodas, pero no pienso rendirme.


Día 5:

-He tenido un momento de debilidad en que acepté que mi destino era perder el dedo -quizás el pie entero- para siempre, sintiéndome incapaz de sanar la herida... Pero fue un momento de debilidad, apenas un instante de duda, probablemente causado por la herida, pues sabe que tengo las herramientas para acabar con ella. Me teme.

Aquí estoy de nuevo, con las tijeras en mis manos y algo de papel preparado para recoger la sangre. No quisiera manchar el suelo con el cadáver de esta pequeña bastarda y estoy convencido de que ofrecerá resistencia.

Tengo las manos manchadas de sangre, tal vez sea mía, pero también es suya, pues he arrancado un pedazo de esa cabrona. Por desgracia sospecho que esto no será suficiente para acabar con ella, pues siempre hay más de lo que parece a simple vista, pero no seguiré hoy, no debo forzar un combate si no tengo segura mi victoria.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Helarte es morirte de frío.

Ese chiste tiene más gracia verbalizado, en realidad, así lo pierde todo. Es como el de "¿Qué guarda Darth Vader en el congelador? Helado oscuro". En serio, ese chiste es muy bueno, de verdad. Lo que pasa que así contado no tiene gracia.

Dicen que el arte es universal y también que es subjetivo.

Este se titula "Aburrimiento"

Yo digo que no puede ser ambas cosas a la vez. Incluso si obviamos lo pretencioso del término "universal" cuando hablamos de algo creado por el hombre, algo universal no puede ser subjetivo al mismo tiempo, dado que subjetivo implica que es algo que depende del punto de vista y tiendo a estar más de acuerdo con esto último.

Claro, aquí nos surge una duda, si el arte es completamente subjetivo... ¿En qué momento algo es o no es arte? ¿Dónde está la línea que separa lo que sí de lo que no? ¿Y en qué conceptos se basa? ¿La cagada que he echado esta mañana podría valer como arte ya que hubo un artista que vendió su mierda a precio de oro?

Porque, no sé, aún no he encontrado a nadie que sepa darme la definición exacta de qué es y qué no es -y aún más importante, el por qué-, ni siquiera entre personas que estudian/han estudiado bellas artes, que unas cuantas conozco.

¿Y cómo damos tanta relevancia a algo que ni sabemos realmente lo que es ni cómo funciona? Que si, que hay muchas cosas con las que nos ocurre algo parecido, pero les damos importancia si tienen una utlidad, ¿no? ¿Qué puedes hacer con un poco de arte? "Paco, acércame un arte de esos que voy a levantar un muro y me falta materia prima". Nada, que va, sólo vale para mirarlo. "¡Halaaaaa, que bonitoooo!" Y todos para casa que hay que trabajar. Así no, gente, así no.

Luego aún querrán ganar millonadas y se quejan de esto y de aquello y lo de más allá, como el Calatrava, que menudas millonadas nos cuesta montar puentes por su culpa.

sábado, 19 de mayo de 2012

Como preparar ensalada César.


Ingredientes:

Para la ensalada necesitaremos unos 2 cogollos de lechuga, 1 lechuga hoja de roble, 300 gr de pechuga de pollo marinada en (zumo de un limón, unas gotas de salsa perrins), 50 gr de pan, 200 gr de salsa césar y un poco de queso parmesano.
Para la salsa césar podemos usar mayonesa como base. Para unos 200 gr de mayonesa utilizaremos, 6 filetes de anchoas en salazón, 50 ml de agua, 50 gr queso parmesano, unas gotas de tabasco y unas gotas de salsa perrins.
También vamos a necesitar una máquina del tiempo.



Elaboración:

Primero ponemos a marinar el pollo. Cortamos las pechugas en filetes más o menos gruesos y los marinamos con el zumo de limón y la salsa perrins. Reservamos unos 30 minutos.

Hacemos la salsa césar. A la mayonesa le incorporamos todos los ingredientes y la trituramos bien. Reservamos en frío.

Lavamos la lechuga en hojas enteras, la secamos bien y las colocamos en una fuente. Ademas cortamos el pan cubos y los tostamos al horno con un poco de aceite. Es la mejor forma para que no queden aceitosos.

Hacemos la pechuga a la plancha y cortamos en “fingers”. Colocamos, una vez enfriados, encima de la lechuga. Encima ponemos el pan, regamos con la salsa césar y ponemos unas lascas de parmesano.

Por último, utilizamos la máquina del tiempo para viajar unos 2050 años atrás en el tiempo, hasta unos minutos después del asesinato de Julio César. Con un cuchillo jamonero cortamos finas lonchas de carne de su cadáver (Es importante que ningún romano se percate de su presencia y que no interactúes con ningún objeto, podrías alterar la realidad tal como la conocemos) y las traemos de vuelta. En caso de encontrarnos con otro viajero del tiempo es mejor no pararse a discutir, hubo otros César igualmente válidos.





jueves, 3 de mayo de 2012

La teniente O'Neil.


A una persona que tiene algo, ¿se le llama teniente o tenedor?




-Oiga, ¿qué hace?
-Comer.
-¿Por qué?
-...Porque tengo hambre.
-¡Pero esto es un supermercado!
-Sí, hay mucho donde elegir.
-No, no me entiende, no puede comer aquí, y desde luego no la comida de aquí, debe pagarla primero.
-Pero tengo hambre... Si no como no puedo vivir.
-Ya, bueno, pero podrá esperar a haber pagado.
-Imposible, no tengo dinero.
-¿Cómo?
-Coma, coma.
-¡No! ¿Cómo que no tiene dinero?
-No creí que hiciera falta para comer. Es una necesidad básica.
-Sólo por eso no significa que pueda robar, consiga su propia comida.
-¿Robar? ¿Esta comida es de alguien?
-Claro, del supermercado.
-Pero el supermercado no puede comérsela, ¿no?
-A ver, no es del edificio en sí mismo, es de la empresa.
-¿Las empresas comen?
-No, pero sus empleados sí, y para eso necesitan dinero que consiguen vendiendo comida. No querrá dejarles sin comer a ellos para comer usted.
-Oh, por supuesto que no. ¿Ellos la compran en otros supermercados?
-Supongo, no lo sé...
-¿Usando dinero?
-Pues claro.
-A ver si lo entiendo. Ellos cobran dinero a las personas y les dan comida, para conseguir ellos dinero con el que comprar comida a otras personas dándoles el dinero que consiguieron al principio.
-Eh... Sí, viene siendo eso.
-¿Pero se puede comer el dinero? ¿Se puede usar para algo?
-Bueno, no, pero hace falta algo que recibir a cambio, si sólo das, ¡al final no tendrás nada!
-Pero yo veo aquí mucha comida, no parece que falte para nadie.
-No, bueno, no parece que falte, pero ya sabe como es la gente... Si esto fuera gratis lo cogerían todo entre algunos y otros pasarían hambre.
-¿Acaso nadie pasa hambre en el mundo?
-Hombre, sí, pero por aquí muy poca.
-Ah, entonces la cosa está en decidir si el que pasa hambre está cerca o lejos, pero el resultado parece ser el mismo.
-Bueno, tampoco he dicho eso...
-¿Y no cree que si alguien tiene comida y sabe que la seguirá teniendo habrá menos reparos en darle al hambriento de al lado que darle a alguien que está muy lejos y que no conoces, cuando tú has tenido que pagar por la comida?
-¡Pues quizás no! ¡Quizás la gente no compartiría!
-Quizás, pero si sabemos que ya hay quien pasa hambre, mucho peor no se puede estar, ¿no?
-Ah, pero la gente necesita algo que la motive a trabajar, si no, no harían nada.
-¿Quiere decir que si no les paga, preferirán morir de hambre?
-No exactamente pero... Preferirán quitársela al de al lado.
-Pero si el de al lado puede coger más comida, ¿cuál es el problema?
-¡No siempre podrá! Imagine que la gente se alía contra usted y le impiden tener más comida, ¿qué hace entonces?
-Caballero, si fuera cierto que vivimos en un lugar donde la única manera de evitar que te obliguen a pasar hambre es que te inventes un valor absurdo para algo que no tiene utilidad, porque tu propia especie es totalmente incapaz de darte algo básico para vivir aún cuando les sobra y pueden conseguir más... Me plantearía seriamente la muerte como un lugar mucho más tranquilo.

viernes, 27 de abril de 2012

¿Me muestra el DNI por favor?

Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre, prepárate a morir.
Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre, prepárate a morir.
Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre, prepárate a morir.

Hola, me llamo Íñigo Montoya. Prepárate a comerme la...

Íñigo Montoya tenía muy clara su identidad. Desde el día en que padre fue asesinado, tuvo bien claro quién era él. Era Íñigo Montoya, el hombre que vengaría a su padre.

No creo que sea necesario que alguien mate a tu padre para que sepas cual es tu identidad, sepas quién eres, cómo eres, qué quieres hacer. Ni siquiera creo que saber esas cosas sean importantes o necesarias para tener una vida y llevarla adelante de una u otra manera. La mayor parte de personas mueren sin haber llegado a ser quienes son.

¿Quién eres realmente?

"La pregunta importante es: ¿Quién? ¿Eres? ¿Tú?"

Y no lo pregunto en un sentido metafísico del Yo profundo que habíta en tu mente y que define todo lo que eres o vas a ser en tu vida. ¿Qué es exactamente la identidad? ¿Cómo se define la identidad? Según el diccionario online de la RAE, en su vigésimo segunda edición, "Identidad" es:

identidad.
(Del b. lat. identĭtas, -ātis).

1. f. Cualidad de idéntico.

2. f. Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás.

3. f. Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.

4. f. Hecho de ser alguien o algo el mismo que se supone o se busca.

5. f. Mat. Igualdad algebraica que se verifica siempre, cualquiera que sea el valor de sus variables.


Las acepciones primera, cuarta y quinta no me interesan aquí mismo. Obviémoslas y atendamos exclusivamente a la segunda y la tercera. Según estas acepciones elegidas, la identidad la definen aquellas cualidades o rasgos exclusivos de uno mismo, y/o la conciencia de estos.

Voy a repetirlo: exclusivos de uno mismo. La famosa frase que dice que "no hay dos personas iguales en el mundo" cobra sentido aquí, pues implica que cada persona tiene su identidad que nadie más posee.

Esto quiere decir que uno debería ser incapaz de identificarse completamente con algo que no fuera uno mismo. No hay nada ni nadie que sea exactamente como yo, ergo nunca encontraré un equivalente mío. Por supuesto puedo encontrar personas, cosas o situaciones a mi alrededor que de alguna manera se asemejen a mí mismo, pero soy consciente de que son semejanzas localizadas y específicas, nunca globales.

Llegados a este punto, planteo la siguiente duda: ¿Puede un país tener identidad?

No. Un país es un pedazo de terreno al que por motivo más o menos azarosos se le determinan unos límites ficticios dentro de los cuales hay una serie de normas y/o leyes distintas a otros terrenos que, por motivos más o menos azarosos, tienen otros límites ficticios distinto. Un país es, en resumen, un pedazo de tierra bastante grande que tiende a tener un gobierno y una cierta cantidad de gente dentro. Esa gente tiene una identidad, cada uno la suya. ¿Podríamos decir, pues, que la identidad del país es la de la gente del interior? ¿Acaso no afecta a la "identidad" del país el constante intercambio con el exterior? ¿Dónde terminaría exactamente esa identidad, donde empieza la siguiente? Al norte de España se habla francés, al sur de Francia se habla castellano. Cuando más cerca están dos pueblos, más se parecen las costumbres. ¿Podemos hablar, pues, de dos o más culturas verdaderamente diferenciadas?

Hace algunos milenios, cuando había un puñado de gente aquí y un puñado de gente allá que nunca jamás habían tenido contacto entre ellos, podíamos hablar de culturas verdaderamente diferenciadas, podíamos hablar, en cierta manera metafórica, de una identidad colectiva; pero en el momento en que estos individuos topan unos con otros, comienza un inevitable intercambio de ideas y, con él, la unión de ambas culturas en una sola que tiene un poco de esta y un poco de aquella.

Incluso las deidades de antaño guardaban mucho en común en sus historias e ideales.

Así pues, insisto, después de tantos y tantos siglos de constante contacto e intercambio, ¿podemos realmente hablar de identidad dentro de un concepto tan amplio como es un país? Personalmente diría que eso roza en el absurdo. Dentro de cada país, cada provincia se diferencia del resto, dentro de cada provincia, cada población se diferencia del resto, dentro de cada población, cada familia se diferencia del resto. No hay una unidad real que nos una, la información que llega a cada persona a día de hoy es demasiado variopinta y entremezclada como para haber alcanzado una igualdad cultural con sus vecinos.

Cada uno tiene una única identidad que es uno mismo. Dejad de intentar buscar la vuestra en un ideal ajeno.

lunes, 23 de abril de 2012

Sí, Peter, cosas nazis...

¿Sabes qué es peor que un niño muerto? El Holocausto. ¿Y sabes qué es peor que el holocausto? Las chorrocientas películas y series que hacen referencia al Holocausto, a los nazis, a la segundo guerra mundial y a la madre que los parió a todos.

¿Pero por qué seguimos volviendo una y otra vez a eso? ¡Ya ha pasado! ¡Ya terminó! Prácticamente no quedan ni hijos de judíos asesinados porque murieron de viejos, pero nosotros seguimos ahí, dándole caña, enseñando la misma mierda una y otra vez. En España tenemos nuestra propia versión, que es la Guerra Civil, pero acaba siendo lo mismo.

"Siempre recordaré sus últimas palabras: "¿Que no hay huevos?"


Y lo peor es que basta que una película trate sobre la segunda guerra mundial con un toque de cierto dramatismo para que gane premios a mansalva. ¿Dónde queda la valoración por originalidad? Que sí, que es cierto, fueron épocas duras, terribles, murió mucha gente, se experimentó con cosas raras, etc... Lo hemos entendido, nos queda claro, gracias. No, no aprendemos más al respecto por verlo más veces. No, no creo que las víctimas merezcan toda esa atención, entre otras cosas porque no les beneficia en nada.

Ya que estoy aquí, quiero aprovechar este espacio para decir que una película NO es mejor ni merece más premios por ser un drama y mostrar situaciones duras de la vida. ¿Por qué las comedias no ganan premios Óscar? Y no digo películas alegres, digo comedias. ¿Es que acaso no lo merecen? ¿Sólo si sales de la sala con un nudo en la garganta y algo serio en lo que pensar la película ha sido buena?

La comedia son los inicios de la interpretación, la representación de situaciones cómicas con el fin de entretener al público. Y, a fin de cuentas, ese es el motivo por el que el cine existe, entretener. Cuando una película consigue mantenerte entretenido, de una u otra manera, cuando verla te resulta un placer, entonces esa película es buena, porque significa que logra exactamente lo que se espera de ella.

Así pues, desde aquí inicio una campaña de lucha a favor de la comedia como forma verdadera del cine, la televisión y el teatro, porque reír es sano más a menudo que llorar.

martes, 17 de abril de 2012

Orgullo y prejuicio.

¿Alguien recuerda cierta escena de Clerks 2 en que Randal está atendiendo a unos clientes negros y, al mencionar que lo tienen trabajando "como un esclavo", estos se ofenden sobremanera? Tanto es así que claman por el evidente racismo que destila el comentario y tienen que acudir los compañeros a subsanar el error de alguna manera, pues están de acuerdo con los clientes en lo racista y ofensiva que ha sido la expresión.

Los ofendidos.

Creo que la única escena de alguna película que me de más rabia que esta es el momento en que el Dr. Manhattan decide cambiar de opinión y aceptar la vida como algo único, bello e irremplazable, pero le anda cerca.

Lo dejaré claro desde el principio: esa frase sólo puede resultar racista a una persona racista. Primero de todo porque no todos los esclavos del mundo han sido negros (aunque sí tienen una larga historia de ello), segundo porque es una comparación totalmente válida y que no trae ninguna connotación negativa con respecto a los esclavos, pero lo más importante es que Randal no tenía la intención de resultar ofensivo ni lo decía implicando que sólo un negro puede ser un esclavo ni nada semejante, sencillamente comparaba su situación laboral con la de un esclavo.

Estoy convencido de que en esta escena Kevin Smith sacaba a relucir precisamente lo mismo que yo en este instante, pero esto no es meramente aplicable al racismo. Ahí fuera en el Mundo Real™ tenemos cienes de ejemplos de personas que no saben aceptar la realidad y prefieren tomarla como una ofensa.

¿Por qué es ofensivo decir que una persona gorda es gorda, que una persona vieja es vieja y que una persona bajita es bajita, pero no es ofensivo usar los contrarios? Y no digo decirlo con desprecio, sino sencillamente como la realidad que es. Esta especie de clasismo que existe según el cual ciertas cosas implican algo negativo que no debe ser mentado y otras son algo positivo y decirlo está bien, no es muy distinto de ser racista, sólo cambia el entorno en que lo eres.

Incluso fuera del ámbito de la descripción física uno llega a casos tan fascinantes como los de personas que se ofenden si hablas negativamente de su grupo/serie/película favorita. ¿Qué tipo de mente hay que tener para sentirte ofendido por palabras que van dirigidas a algo totalmente ajeno a ti? Porque es así, por mucho que esa película te guste, por mucho que el cantante de ese grupo tenga una voz maravillosa, ambos son totalmente ajenos a ti, es como preocuparse por un dibujo animado. Freddie Mercury no saldrá de su tumba a darme un puñetazo si te llamo dentudo, no me lo des tú por llamárselo a él.

Nunca me cansaré de decir a todo el que quiera escucharme que no existen las palabras ofensivas. No existen. En serio. Verdad de la buena.

Lo que sí existe y es algo que parece que aún no dominamos es la intención de ofender. Las ganas de ser ofensivo verbalmente vienen acompañadas de cualquier palabra que se te ocurra, con la connotación que le quieras dar. Sin esa intención, la ofensa no existe. Sin esa intención, eres tú quien decide voluntariamente sentirse ofendido por algo que venía sin mala fe, y por tanto la culpa es tuya y sólo tuya y eres tú el responsable de pedirte disculpas y hacer las paces contigo mismo.

¿O esperáis que cada uno de nosotros sepa qué cosas le parecen ofensivas a cada persona que conocemos? Esa idea es estúpida en sí misma, hay personas que encuentran ofensivos tantos conceptos que si me juntara con tres de ellos a la vez me negaría a hablar en todo el día, por si acaso. No, no se puede pretender que cada persona tenga que ir midiendo lo que dice o deja de decir delante de este o de aquel, no hay manera de saber todas las cosas que no quieren oír las personas que te rodean.

Lo fácil, sano y, a todas luces, lógico, es quitarse a uno mismo la tontería de encima, respirar hondo y decir "no tenía mala intención". Tanto más felices viviríamos.

sábado, 14 de abril de 2012

Sello de rectitud.

Por el poder que mi Mente me otorga, yo te juzgo a ti, malvada criatura. Te juzgo por no seguir unas normas que nadie dictaminó, que no están escritas en ninguna parte y que quedaron obsoletas siglos atrás, pero que nadie se ha atrevido aún a cuestionar. Te juzgo por dudar de su existencia, por preguntar el por qué y por discutir su validez. Te juzgo por ignorarlas de forma no deliberada, por no haberlas aprendido todas y por insistir en que carecen de lógica o de sentido en su mayoría. Y sobre todo te juzgo porque colocarte una etiqueta de "persona sin criterio" hace que ya no necesite volver a pensar sobre nada de lo que digas, pues la etiqueta me recordará cada vez que hables, que tus palabras carecen de validez alguna y que cualquier idea surgida de tu mente es probablemente errónea.




Y además, cómic:



Pido disculpas por la larga espera que a bien seguro os ha tenido preocupados e impacientes como ninguna otra cosa.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Porque yo no lo diría mejor.

EL IDIOMA CASTELLANO

Señores un servidor:
Pedro Pérez Baticola,
cual la Academia Española,
«limpia, fija y da esplendor».

Pero yo lo hago mejor;
y no son ganas de hablar,
pues les voy a demostrar
que es preciso meter mano
al idioma castellano
donde hay mucho que arreglar.

¿Me quieren decir por qué,
en tamaño y en esencia,
hay esa gran diferencia
entre un buque y un buqué?

¿Por el acento? Pues yo,
por esa insignificancia,
no concibo la distancia
de un presidio a presidió.

Ni de tomas a Tomás,
de un paleto a paletó
ni de topo a que topó
ni de colas a Colás.

Mas dejemos el acento
que convierte, como ves,
las ingles en un inglés
y vamos con otro cuento.

¿A ustedes no les asombra
que diciendo chico y chica,
majo y maja, rico y rica
no digamos hombre y hombra?

Y la frase tan oída
del marido y la mujer
¿por qué no tiene que ser
el marido y la marida?

El sexo a hablar nos obliga
a cada cual como digo;
si es hombre, me voy contigo;
si es mujer, me voy contiga.

¿Por qué llamamos tortero
al que elabora una torta
y al sastre que ternos corta
no le llamamos ternero?

Como tampoco imagino
ni el diccionario me explica
por qué al que gorros fabrica
no se le llama gorrino.

¿Por qué las Josefas son
por Pepitas conocidas,
como si fueran salidas
de las tripas de un melón?

¿Por qué el de Cuenca no es cuenco,
bodoque el que va de boda,
y al que los árboles poda
no se le llama podenco?

Cometa está mal escrito
y por eso no me peta;
¿hay en el cielo un cometa
que cometa algún delito?

Y no habrá quien no conciba
que llamarle firmamento
al cielo, es un esperpento;
¿quién va a firmar allá arriba?

¿Y es posible que persona
alguna acepte el criterio
de que llamen monasterio
donde no hay ninguna mona?

De igual manera me quejo
al ver que un libro es un tomo;
será un tomo si lo tomo
y si no lo tomo, un dejo.

De largo sacan largueza
en lugar de larguedad;
y de corto, cortedad,
en vez de sacar corteza.

Si el que bebe es bebedor,
el sitio es el bebedero,
y hay que llamar comedero
a lo que hoy es comedor.

Comedor será quien coma,
como es bebedor quien bebe:
y de esta manera debe
modificarse el idioma.

¿Y vuestra vista no mira
lo mismo que yo lo miro,
que quien descerreja un tiro
dispara, pero no tira?

Este verbo y más de mil
en nuestro idioma es un barro;
tira el que tira del carro,
no quien dispara un fusil.

Si se le llama mirón
al que está mirando mucho,
cuando ladre mucho un chucho,
hay que llamarle ladrón;

porque la sílaba –on
indica aumento, y extraño
que a un ramo de gran tamaño
no se le llame Ramón.

Y, por la misma razón,
si los que estáis escuchando
un buen rato estáis pasando,
estáis pasando un ratón.

¿Y no es tremenda gansada
en los teatros que sea
denominada platea
lo que nunca platea nada?

De la cárcel al rector
se le llama carcelero;
luego a quien es director
de una prisión, ¡por favor!
Hay que llamar prisionero.

Ya basta para quedar
convencido el más profano
que el idioma castellano
tiene mucho que arreglar.

Aquí se acaba la historia.
Si ahora, para terminar,
unas palmadas me dan,
ustedes no extrañarán
que les llame palmatorias.
Autor: Pablo Parellada, ”Melitón González”

martes, 21 de febrero de 2012

La herramienta hace al hombre, ¿o era al revés?

No mucho ha discutía (cariñosamente, eso sí) con respecto a la famosa y muy mal mirada letra Comic Sans, concretamente la idea que había surgido de la otra persona era: "Comic Sans es infantil porque fue hecha para niños".

Esta idea es interesante porque implica que lo que las cosas son dependen del motivo por el que fueron creados. Así, si en un alarde de inventiva alguien decidiere crear explosivos para niños, automáticamente esos explosivos se convierten en un producto infantil, incluso si te pueden arrancar una oreja con ellos. Me pregunto si esta persona también pensaba que utilizar un objeto infantil convierte a la persona en alguien infantil, sería un círculo vicioso curiosísimo.

Se asemeja mucho al tipo de pensamientos de "si escuchas tal música es que eres heavy", "si vistes tal ropa es que eres pijo"... Que llega un momento que cada cosa que hagas le ponen un nombre y ya está, eso repentinamente te define por completo.

"Me dijeron que viniera de etiqueta."

Un caso muy llamativo de esto es Robert Pattinson. Imagina que eres un actor o actriz, te piden que hagas un trabajo y te vas a llevar bastante fama y dinero. El trabajo no es bueno ni te gusta especialmente, pero necesitas ese empujón en tu carrera para aumentar tus posibilidades de elección en el futuro, para que se reconozca tu existencia. Por lo tanto, aceptas.

Resulta que hay por ahí gente que decide qué es y qué no es un vampiro de verdad -me parto cada vez que alguien dice esto, en serio-. Como tú interpretas el tipo de vampiro que no es el de verdad y resulta que estabas en una película más bien malucha, acabas de convertirte en poco menos que escoria. Así, de buenas a primeras, sin justificación alguna. Y ojo, que algunos te cogen verdadera inquina, no pueden ni oír hablar de ti, estás marcado con una maldición que no te vas a poder sacar de encima ni aunque reces diecisiete avemarías y cuarenta y dos padrenuestros -acabo de darme cuenta de que las palabras "avemaría" y "padrenuestro" están recogidas en el diccionario de Chrome-.

El vampiro verdadero.

Ahora me surge una duda, ¿para qué está hecho un vampiro?

martes, 14 de febrero de 2012

Y mañana, hablaremos del gobierno.

Pero no hoy, hoy voy a hablar del dinero, que tiene mucho más poder que el gobierno. Y brilla. Si está en monedas, claro, en general los billetes no brillan. Bueno, hay algunos que les ponen una especie de simbolito en un color metálico que sí que brilla, pero no es como para decir que los billetes brillan, porque es sólo un pequeño porcentaje de su totalidad.

Por cierto, ¿de qué tipo de papel están hechos? Es el único material que conozco que con el tiempo adquiere tacto de ropa. Y es curioso porque eso hace que sólo molen cuando son muy nuevos que están lisos, limpios y tienen un olorcito que te da ganas de consumir al más puro estilo americano, de quematarjetas; o cuando son muy viejos que ya se doblan con facilidad y se han vuelto flexibles y tienen ese tacto suave, semejante a unos vaqueros desgastados y que ya están hechos a la forma de tus piernas.

Esto me deriva a otro detalle, ¿os habéis fijado que hay muchos animales que se sienten atraídos por las cosas brillantes? Gatos, urracas, cuervos, humanos... Normalmente son animales con una cierta inteligencia y con mucha curiosidad. el tipo de animal que es capaz de arriesgar la vida con tal de echarle la mano a una piedra que brilla. Nosotros lo hemos llevado a tal extremo que hasta nos hemos inventado valores para las cosas y nos los hemos creído hasta tal punto que toda la economía mundial ha girado en torno al valor del oro durante la tira de tiempo. Con dos cojones, señores.

Un conocido tiene intención de gastarse más dinero del que he visto yo junto en la vida en comprar un anillo para su novia, anillo de compromiso y tal, claro. Es una de esas cosas que me llaman la atención, el medir el valor de los objetos en función al precio que tengan. Si me gasto mucho, debe de ser que le quiero mucho, esa es la lógica que se sigue a menudo con el tema de los regalos. Una de esas lógicas que me harían reír si yo tuviera ese dinero que gastar pero que como no lo tengo me hacen llorar. O me harían llorar si no se me hubieran quemado los lacrimales en Vietnam.

A lo que iba todo esto es a que:

martes, 7 de febrero de 2012

¡Odio, odio, odio a Peter Pan!

Y no tengo ningún motivo para hacerlo, que conste, porque a mí no me ha hecho nada. Pero el capitán Garfio mola, y si él dice que odia a Peter Pan, pues entonces tendré que odiarlo yo también, ¿Qué pensará de mí si no odiara a Peter Pan? Además, está muy bien visto odiar a gente así de buenas a primeras, sólo por lo que salga por la tele. La gente valora de forma muy positiva si odias a este, aquel o el de más allá... Siempre y cuando ellos también lo odien, claro.

Así, si eres un anti-Justin bieber, o se te revuelve el estómago con la existencia de los canis, o tal vez crees que el reggaeton no es realmente música, enhorabuena, tienes miles de amigos por ahí sueltos esperando conocerte y mujeres que esperan fornicar contigo; pero si no eres ninguna de esas cosas acabarás convertido en alguien que escribe entradas en un blog que leen tres pardillos y comentan dos para recordarle que se tome las pastillas.

Te conviertes en esto si no eres ninguna de esas cosas de arriba.

Lo gracioso es cuantas veces muchas de estas personas te hablan de ideologías de bienestar, de paz, de amor, detestan el racismo, el sexismo y cualquier -ismo que se te cruce por delante. Excepto el clasismo, claro, es obvio que no tienen nada en contra del clasismo, porque si lo tuvieran se abstendrían de odios sin fundamento y que no llevan a ninguna parte.

Maldito blogger, ¿por qué no puedo escribir en Comic sans?

jueves, 2 de febrero de 2012

Bitácora del capitán.

Fecha estelar: 31 de enero de 2012.

La noche anterior había visto una película en el portátil de María. Todo se había desarrollado a la perfección, ningún fallo. Era cierto que a veces hacía cosas raras (En general, no esa noche en particular), pero en mi experiencia todos los ordenadores hacen cosas raras. Mi única queja de ese portátil era la costumbre de tirarme del League of Legends al inicio de casi cada partida, bajo cierta excusas de error del servidor DNS que no ocurría en ningún otro caso.

El día 31 por la mañana, con menos de 3 años de edad, decidió que era un buen momento para morir. Sin previo aviso ni explicación, la pantalla ya no funcionaba.

Discutimos largamente con él, intentando hacerle entender que esa no es actitud propia de un ordenador de su edad y que si lo que pretende es llamar la atención acabará saliendo mal parado, pero no atiende a razones. Incluso se toma la libertad de reírse de nosotros haciendo ver que funciona a ratos, para después recordarnos que está en huelga.


Fecha estelar: 1 de febrero de 2012.

Aprovechando que recientemente había bajado un juego para la PS3 y, dado que esta es nueva y nunca me ha dado problemas, decido utilizarla como sustituto al difunto portátil.

Enciendo el DC Universe Online y entro con mi personaje con intención de cumplir alguna que otra misión en calidad de vil villano, a saber: atrapar a unos meta humanos escapados de unos experimentos de Lex Luthor, destruir furgones del Daily Planet que intentaban dar parte de los sucesos, recuperar la información vital de los científicos implicados... Hasta me había encontrado cara a cara con Supergirl.

...Y repentinamente, a mitad de combate, la conexión decide caer.

No pasa nada, puedo reintentarlo, no se tarda tanto. Reconecto, vuelvo a la instancia, empiezo a rehacer mi camino... Y la conexión vuelve a caer.

O mejor dicho, la conexión se mantiene en marcha, pero al parecer hay algún fallo con el servidor DNS. Vaya momento para empezar con las tonterías, maja.

Cualquier intento de reconectar al juego cae en saco roto. Incluso después de reiniciar el router -algo que solía funcionarme muy bien- la máquina está decidida a no permitirme partirle su bonita cara a Supergirl (Aunque más bien era ella quién me daba a mí p'al pelo. Para lo rubia que es las galletas que mete).

Pero soy un hombre ligado a una mujer de recursos. María tiene en su posesión un Netbook. No se puede utilizar para jugar, pero podré hacer cosas internetiles en él, quitarme un poco el mono este geek que me acosa... Y pude, pero me costó unos 40 minutos de pelearme con el maldito cacharro para que dejara de dar errores y hacer cosas raras.


Fecha estelar: 2 de febrero de 2012

Estoy bastante mosca por los últimos acontecimientos y no me fío de nada que haya en la casa y que me permita conectarme a internet, además, la noche anterior había discutido un rato más con El Difunto Portátil sin más éxito que suponer que el fallo reside en la tarjeta gráfica. Había logrado semiencenderlo suficiente tiempo para hacer una limpieza interna y pedirle que restaurara sistema, pero esto tampoco solucionó nada.

Con poco ánimo vuelvo a la PS3, rezando a Chuck para que tuviera piedad de mi pobre alma friki.

Pero Chuck es cruel y, a pesar de mis múltiples intentos de jugar a DC Universe Online, sólo consigo aumentar mi frustración. La rubia deberá esperar otro día.

Así que, por que no, se me antoja revisar la PS Store en busca de alguna demo jugosa -Ya que nunca he comprado juego alguno ahí- y algo llama mi atención. BloodRayne: Betrayal.

Conozco los BloodRayne de antes, un juego de acción 3D bastante malo en el que la venta se basa en enfocar el escote de la protagonista y asegurarse un efecto gráfico de movimiento pectoral al más clásico estilo "mis tetas están hechas de flan". Perfecto para un rato de entretenimiento gratuito.

Sorpresa la mía al comprobar un cambio totalmente radical en el estilo. Lo habían convertido en un Hack 'n Slash 2D con estética y jugabilidad a medio camino entre Castlevania y Devil May Cry. Molaba mucho. Qué coño, quiero ese juego.

Así pues, decido que esa misma tarde lo compraré en la PS Store y tendré algo más para pasar el tiempo hasta volver a tener un ordenador con que jugar.

Sin embargo, parece que hay alguna conspiración por ahí suelta que no quiere permitirme ni eso, ni el pequeño placer de ver una pelirroja tetona abriendo cabezas en un escenario lleno de sangre. Ese preciso instante es el que deciden los señores de Sony poner la PS Store en mantenimiento prolongado.

Por si no fuera suficiente, descubro que ya puedo conectar al DC Universe... Y que, de paso, también está en mantenimiento.



Como nota aparte, he tenido que escribir esto dos veces porque la primera ha habido un error raro y lo he perdido todo. Joder.